3+2 Imprescindibles para dedicarte a la EDUCACIÓN CANINA

El mundo del perro es apasionante.  Dedicarte de forma profesional, exclusiva y duradera en el tiempo al acompañamiento de familias a través de la educación canina es todo un lujo y un placer que requiere mucha responsabilidad.

Cuando tu trabajo es mejorar el día a día de los perros y sus personas, toca tener al día la revisión y puesta a punto de habilidades como: la empatía, el manejo de las situaciones, las formas, la formación…

No basta con que te gusten los perros o tengas muy buena intención o formación, hay 3 características básicas que necesitas sí o sí.

Comunicación eficaz.

Puedes tener una formación estupenda, pero si no logras un acuerdo con tus clientes, que comprendan la situación y tus propuestas no será efectivo.

Para ello hay truco: escúchalos, comprende sus motivos sin juzgarles ni acusarles.

Una buena comunicación te ayudará a trabajar de forma más efectiva y dará a la familia la confianza para exponer sus dudas y vivencias.

Actitud respetuosa.

Hay todo un espacio entre ser su colega y ser inaccesible, justo ese es el que tienes que ocupar. Es importante que pongas límites, por ejemplo, con el horario.

Para ello hay un truco: no contestes o llames a deshoras, respeta su espacio vital y usa un vocabulario adecuado.

Honestidad.

No tienes porqué saberlo todo, pero si tienes que saber hasta dónde puedes llegar y explicar francamente cual será tu propuesta y los motivos.

Para ello hay una receta: Buena comunicación + actitud respetuosa + ética personal.

Y fíjate, no hemos hablado de perros todavía. Aquí va el +2.

  • Formación de calidad en educación canina.
  • Tener muy claro a quién te diriges.

Vivir de tu pasión no es cuestión de actitud, no es cuestión de suerte, pero como has visto: hay truco. 

El truco es trabajar  teniendo en cuenta estos cinco puntos (y todo lo que abarcan)

Cinta Marí

EMAIL
Twitter
Visit Us
Follow Me
INSTAGRAM

Deja un comentario

Abrir chat
¡Hola!
¿En qué podemos ayudarte?