5 derechos para mejorar el día a día de tu perro

Cada vez son más las personas preocupadas por los problemas de comportamiento de sus perros, cada vez más gente interesada en la educación de sus mejores colegas.

Los perros se han adaptado a todo, a nuestro tiempo, a nuestras formas, al confinamiento, a las mascarillas… Demostrando una vez más su gran capacidad de adaptación, aunque parece que les está pasando factura.

¿Podemos hacer algo para ayudarles a que su día a día sea menos abrumador? No es que podamos, que podemos, es que tenemos que hacerlo.

Somos responsables y tenemos la clave de su bienestar, salud y educación. Sortear el día a día con éxito depende absolutamente de nosotras, de ahí estos 5 derechos para ayudaros.

Derecho a equivocarse.

Tu te equivocas, yo me equivoco, nuestros perros se equivocan, si, ¿y qué?

Tener un mal día, no soportar a alguien, perder los nervios, estar irascible o incluso “no hacer caso” … Que nuestro perro realice algún día una acción equivocada no significa que sea un “mal perro”

“Julen, un precioso Golden de 5 años que jamás había tenido problemas con perros atacó sin mas a una perrita que fue a saludarle mientras se bañaba. A día de hoy, su familia no sabe la razón, pero jamás ha vuelto a suceder”

“Kitty es una descardada labradora que a los 7 meses que se lanzaba sobre cualquier cosa que quisiera saludar, un culo en movimiento sobre un cuerpo que en vez de andar saltaba… invasiva hasta ser buller con todos los perros hasta que se cruzó con Julen, un solo “que me dejes” parece ser que logró explicarle que ya no tenía tamaño para ir así por la vida”

Tenemos que confiar un poquito en nuestros perros, es fácil cuando aciertan, no tanto cuando nos da la impresión de que se equivocan.

Importante: No tenemos que dejar que sean abusones. Cuando nuestro perro es un abusón tenemos que frenarlo e impedir que abuse, sin añadir violencia, dando ejemplo, haciendo que pueda confiar en nosotras.

Nos equivocamos, se van a equivocar, la liaremos parda por una u otra parte en algún momento, ¿pero sabéis qué? ¡Tenemos derecho a ello! Y como buenas colegas, seguiremos al lado, porque confiamos, porque confían.

Derecho a no ser etiquetado por una acción.

De hecho, no le etiquetes nunca. Ni al tuyo ni a otro.

Etiquetas como: miedoso, agresivo, dominante o sumiso, solo harán que ponerle una imagen dañina e irreal.

Si tu perro tiene miedo o comportamientos agresivos 24 horas tras 24 horas, tendrías que estar acompañándole en el veterinario, para ver a que se debe.

Tu perro es un individuo que se adapta como mejor puede a tus ritmos, si no es capaz de manejarse, te toca a ti buscar ayuda. Por su pasado, presente y futuro.

Derecho a ser educado, ni adiestrado, ni dejado.

No puedes basar el día a día de tu perro en órdenes: Ven, baja, sube, come, no comas, no tires, no saltes, no subas, no ladres, no babees, sit, platz, toca, deja, toma, …¡¡¡ogght!! ¡¡Es insoportable!! Y ahí están ellos, aguantándonos.

Esto tiene poco de convivencia y mucho de supervivencia.

Pero ojo, tenemos la otra cara de la moneda: No le explico al perro mis normas sociales no sea que explote, “ya se apañará”.

Un mínimo, tenemos que lograr explicar las necesidades o requerimientos para compartir casa: no se chilla, no se mea en el sofá, etc.

Entre el blanco y el negro hay una preciosa gama de colores que podemos usar. Es nuestra función educarles.

Derecho a tener sus necesidades cubiertas.

Muchas veces no nos damos cuenta de que no estamos cubriendo todas sus necesidades hasta que hay un problema de comportamiento, entonces nos ponemos a revisar: casa, juego, mandíbula, comida, agua, relaciones… ¡bingo! Y la encuentras, otras ni siquiera eso.

Perros y personas tenemos muchas cosas en común, una de ellas es que cuando tenemos nuestras necesidades cubiertas somos más felices y toleramos los imprevistos.

Así que, se responsable de tu compi, acompáñale en el día a día y facilítale lo que necesita. Juergas y descansos incluidos.

Derecho a ser el mejor perro del mundo.

Tu perro es el mejor perro del mundo. No ganará mundiales ( o sí), no tendrá todos los premios ni  todas las medallas, pero tiene algo que no tiene nadie más: TE AGUANTA, o por lo menos te tolera ¡y no es poco!

La vida a nuestro lado, con nuestros ritmos ya es todo un reto. No le llenes de órdenes, pero tampoco lo aísles. Prepárale de forma real para la vida, para el mundo, para tus tiempos. No le fuerces y no te fuerces, la educación no duele.

Disfruta a su lado y no dejes de aprender para hacerte y hacerle la vida más agradable.

Cinta Marí.

 

Próximas formaciones:

¿No puedes dejar a tu perro solo en casa?

Logra ayudar a tu perro en este grave problema.

PVP 37€

La edad de tu perro siempre influye en su conducta.

Anticípate a problemas y soluciona los existentes.

PVP 37€

EMAIL
Twitter
Visit Us
Follow Me
INSTAGRAM

Deja un comentario

Abrir chat
¡Hola!
¿En qué podemos ayudarte?